Bienvenid@s a BeSelf.

Este es un proyecto que lleva algunos años macerándose dada la necesidad creciente del bienestar individual y colectivo en diferentes entornos cada vez más extenuantes.
En nuestra historia y equipo partimos de un punto en común en las vivencias de nuestros profesionales de la salud: el haber vivido en primera persona situaciones estresantes en entornos de trabajo y/o personales que han desencadenado los síntomas propios del estrés y burnout.
Se hallan dado estas situaciones en uno o en otros entornos nos las solemos llevar a casa y, los pensamientos y emociones derivados de estas situaciones conflictivas desencadenan primero unos síntomas leves que poco a poco y dado el estado continuado en alerta de nuestro organismo, son desencadenantes de elevados índices de Cortisol y otras sustancias, que finalmente en el tiempo incurren en enfermedades leves o difíciles de llevar o incluso graves como el cáncer.

Queremos poner medios para evitarlo, la vida es demasiado bella para desperdiciarla.

En cada una de las historias de nuestro equipo llevamos esta huella, aunque lo utilizamos como ventaja a la hora de acompañar el proceso personal de otras personas que estén pasando por la misma situación.

 


Testimonio de Belen López, ceo de beself:

Hola y bienvenidos al proyecto BeSelf.

Os comento un poco más detenidamente sobre mi:

Tras cerca de veinte años trabajando y dando todo lo mejor de mi por el reconocimiento en diferentes empresas y pasando por diferentes cargos, el estrés me consumía día a día.
La fatiga, la pérdida de memoria, la merma de la auto-valoración, de la capacidad intelectual, el empeoramiento de las emociones, de mi relación conmigo y con los demás y … finalmente, lo que verdaderamente te hace parar, la somatización de todo ello en el cuerpo, la enfermedad.

La vida me supo parar a tiempo y hacerme ver, en parte, la realidad más detenidamente. Ha sido y es un proceso duro y requiere su tiempo, pero es necesario afrontarlo para sanarlo y re-integrarte.
A pesar de no tener nada claro desde el principio, tomé una de las decisiones más férreas de mi vida, dejé mi profesión, mi puesto y mi estabilidad en el mundo material y social. Tras unos meses de enfermedad lo decidí. Aunque podía haber sido de otra forma con la ayuda adecuada.

Compaginé con mi trabajo de empresa desde el año 2010 las distintas formaciones en terapia Gestalt en la escuela sevillana Kayrós.

Las dos Maestrías en Reiki, con las que comencé en 2014 a formar grupos y a trabajar de forma individual con personas.

Otros complementos a mi formación fueron el postgrado de Trabajo con el Arte y el Cuerpo en Alas en Barcelona y  Mindfulness MBSR (Mindfulness Based in Stress Reduction) en Sevilla. Además de asomarme y practicar en diferentes filosofías relativas al desarrollo personal y espiritual donde tuve la fortuna de practicar diversos tipos de meditaciones desde las más sencillas a las más duras y reveladoras, viendo y experimentando su aporte y beneficios para cada tipo de persona.

Por ello, en la actualidad, transmito los métodos de trabajo personal desde mi experiencia y profesión, así como las enseñanzas recibidas durante años.

Son herramientas eficaces para mi y muchas más personas.  Cada una/o debería acceder, centrarse y elegir las suyas pues, en caso contrario, caemos en el estrés espiritual, esta sobredimensionada colección de cursos y talleres hacia la autorrealización que nos encontramos por doquier.
Para que además de las herramientas practicadas, supervisadas y entregadas, la transformación se produzca, debe ocurrir:

  • 1ª Ley:  Ver aquello que me dificulta de mi (Darse Cuenta o Toma de Conciencia o Awareness)
  • 2ª Ley:  Querer cambiarlo (Intención)
  • 3ª Ley:  Trabajarlo o practicarlo (Voluntad y compromiso)
  • 4ª Ley:  No repetirlo (Tener conciencia)

Estas son las leyes del Karma de la filosofía budista que se extrapolan a cualquier filosofía o enseñanza para cualquier persona que apueste por su crecimiento y expansión personal.
Tras elegir su herramienta solo queda COMPROMETERSE CONSIGO MISMO. Todo es querer.”

 

BELÉN LÓPEZ DE LA CASA